flop.es.

flop.es.

Cómo agregar un toque de color al atuendo de oficina

Introducción

El atuendo de oficina puede ser un tanto aburrido y monótono si siempre usamos los mismos colores neutros y básicos. Pero, ¿qué pasa si te dijera que puedes agregar un toque de color a tus looks sin sacrificar la elegancia y el profesionalismo? En este artículo te daré algunos consejos para que puedas darle un giro colorido a tu estilo de oficina, ¡así que sigue leyendo!

1. Empieza con pequeñas dosis de color

Si nunca has usado colores brillantes, es mejor empezar poco a poco. Una forma sencilla es utilizando accesorios de colores como una cartera, zapatos o un pañuelo en tonos más vivos. Combinados con prendas neutrales, crearás un contraste interesante sin ser demasiado llamativo. También puedes optar por prendas con estampados que incluyan colores brillantes pero que no sean excesivos, como rayas, puntos o flores. De esta manera, agregarás un toque de color sin salir de tu zona de confort.

2. Usa tonos complementarios

Si quieres ser más atrevido, otra opción es usar colores complementarios. La regla básica de los colores complementarios es que están opuestos en el círculo cromático, y cuando se combinan, crean un fuerte contraste. Por ejemplo, puedes combinar un vestido verde con una cartera roja, o unos pantalones morados con una blusa amarilla. Pero recuerda: ¡menos es más! Si ya tienes una prenda llamativa en tu outfit, es mejor combinarla con accesorios de tonos más neutros.

3. Integrando el color en prendas elegantes

Si trabajas en un ambiente muy formal, puede que no tengas mucha libertad para usar prendas de colores fuertes. Sin embargo, hay formas de integrar el color en prendas elegantes. Una opción es elegir prendas con detalles coloridos, como una blusa blanca con un cuello o unos puños en tonos brillantes. También puedes optar por prendas con un toque de color en la tela, como un vestido negro con pequeñas flores en tonos vibrantes. Otra opción es optar por tonos más oscuros pero igualmente llamativos, como un pantalón granate o una chaqueta azul oscuro.

4. Combinando prendas de diferentes colores

Otra forma de agregar color a tu atuendo de oficina es combinando prendas de diferentes colores. Una forma fácil de hacerlo es elegir ropa que ya tenga varios tonos, como una falda con un estampado multicolor. Si optas por una prenda así, asegúrate de que las otras prendas que uses sean de un solo color. También puedes elegir prendas de diferentes tonos de un color específico, como un blazer verde oscuro con una camisa verde claro. Otra opción es combinar colores opuestos en un mismo outfit, como un outfit con una falda naranja y una blusa azul.

5. Añade color a tu maquillaje

Otra forma sencilla de agregar color a tu estilo de oficina es a través del maquillaje. Un labial rojo vibrante puede ser un toque de color perfecto para un atuendo neutro, o una sombra de ojos en tonos brillantes como el morado o el azul pueden resaltar tus ojos sin ser demasiado llamativos. Si eres más atrevido, puedes probar con delineados de colores o incluso con cejas teñidas en tonos brillantes.

Conclusión

Agregar un toque de color a tu atuendo de oficina puede hacer que te sientas más feliz y animado durante el día de trabajo. Además, puede ayudarte a demostrar tu creatividad y personalidad sin sacrificar la profesionalidad. Recuerda siempre empezar con pequeñas dosis de color y experimentar con diferentes combinaciones de colores. ¡Tu estilo de oficina nunca volverá a ser aburrido!